SANS SOLEIL

febrero 23, 2009

Sans soleil es un documental que se mueve bajo el supuesto de que su contenido es parte de una serie de cartas que envía una persona a otra que se encuentra en París. Es un viaje que va principalmente entre dos culturas: Japón y Africa. El punto de vista es un tanto ilustrativo ya que es a través de ojos occidentales que observamos a estas dos culturas y finalmente, nosotros lo somos. No creo que exista un punto de  vista comparativo ya que es imposible comparar a dos culturas puesto que son completamente distintas. Pero al mismo tiempo, al presentarlas juntas no podemos evitar que se genere un contraste en nuestra cabeza. Así como no podemos evitar imaginar la relación entre los niños y lo aviones de guerra. El tono es algo importante en Sans soleil porque parece un observador distante: un cazador. Esto es lo que provoca impacto cuando vemos las cosas más de cerca. En esos momentos una emoción se dispara. La lejanía con lo que se ve todo, no deja de provocar una especie de tristeza y melancolía.

La voz en off es una parte importante del documental porque nos habla de lo que vemos y nos lo explica. También utiliza material de archivo en el caso de la muerte de la jirafa. La cámara al hombro también es una convención que nos refuerza la idea no sólo de documental sino de que lo que vemos es parte de las cartas que envía esta persona. Utiliza imágenes fijas, pero también una especie de imágenes electrónicas. La gente y locaciones reales son importantes por el enfoque del documental. Creo que estas convenciones van de acuerdo con las reglas del juego del documental y de su temática. Conforme avanza la película y no se esclarecen las dudas, tendemos a volvernos escépticos. Es decir, una mujer lee unas cartas sin ningún orden y nunca sabemos quién es. Las imágenes electrónicas hablan del creciente poder tecnológico de Japón, pero no sólo eso, se menciona unas no-personas y qué otra manera de retratarlas que con no-imágenes.

Son diversas las voces del documental. Se muestran japoneses pero con sus divisiones en pequeños grupos tanto por sus gustos, ideas o condición socioeconómica. También grupos étnicos de África, grupos militares en Cabo Verde, etc. Las voces están unidas como las ideas en la cabeza, en el fondo hay algo que las une aunque a primera impresión no lo parezca.

La estructura es como la del pensamiento que mencioné antes. Parece que se hubieran puesto todas las cartas sobre la mesa y se eligieran al azar el orden que van a seguir. Sin embargo, por lo bajo tienen un orden. El aparente azar en el orden de la película permite a Chris Marker saltar de un espacio a otro y crea una indefinición en la temporalidad, porlo que no sabemos que viaje hizo primero o si sigue en Japón y recuerda África o a la inversa.  Esto tiene que ver directamente con la edición ya que el montaje tiene que ver mucho con signos y sus significantes y de cómo se relacionan entre sí. Ya que la continuidad no es necesaria y las reglas le permiten saltar de espacio y tiempo, lo que queda es la imagen y su significado en relación con el resto. La edición es un elemento creaivo ya que uno de los temas es el espiral y la repetición del tiempo. En la edición esto se ve reflejado. La iluminación es natural y por lo menos no parece manipulada. La música del documental refuerza el dramatismo de ciertas imágenes pero principalmente te aleja del significado que podría tener una imagen al opacar totalmente su banda sonora original.

La temática es espiral. Habla de muchas cosas, de la memoria, del inconsciente colectivo, de la imposibilidad de entender a otras culturas, de las apariencias, la mirada. La memoria y el inconsciente colectivo van de la mano y de cómo funcionan. Marker recuerda la sensación de haber vivido todo antes y de estar sólo recordando a través de las imágenes lo que ya sabía. Es imposible para nosotros entender a las demás culturas porque se rodean de un pasado que aun no es opacado por el presente pero que al mismo tiempo adquiere nuevos signos y se reinterpreta a sí mismo.  La mirada es un eje fundamental en el sentido de cómo nos enseñan que no se debe mirar a la cámara pero que somos observador por la televisión y los espectaculares. Y que una mirada por breve que sea tiene un gran efecto. La mirada de la cámara es la bala que asesina a la jirafa. Si no existiera la cámara no existiría, por lo menos, mediaticamente, la muerte de la jirafa.Se diferencia del resto de los documentales ya que pone sus propias reglas. Chris Marker puede mentir si quiere para llegar a comunicar la verdad que necesita o plantear una pregunta.

El realizador no aparece en el documental pero se siente su presencia sobretodo en la parte del mercado en el que las mujeres se alejan de la cámara y hay una que lo mira directamente por una fracción de segundo. Mayoritariamente esconde su presencia del espectador por medio de otra persona pero siempre hay una sensación de su presencia aunque no sea activa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s