MARTIN ARNOLD

febrero 5, 2009

Martin Arnold edita incansablemente el material que tiene. El sentido parece ser develar una verdad escondida detrás de ese poco metraje de película. Se dedica a poner sobre la mesa repetidas veces lo que nos están mostrando para que de esa forma veamos más allá de la superficie y nos empecemos a preguntar qué hay detrás de esas personas sonrientes que conforme avanza la película parecen cada vez más hipócritas. Si un documental invita a preguntarse cosas, creo que este lo hace y que además genera un efecto hipnótico. Tal efecto no es del tipo que te hace dormir sino que activa toda clase de hipótesis acerca de lo que está pasando. En passage a l’acte se vuelve mucho más agresivo debido a la sucesión rápida de los cortes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s